Hola septiembre, ¿nos vamos de compras? by Melgui Fresh


En septiembre damos muchas vueltas. Tantas que nos mareamos, vomitamos y hasta perdemos el sentido. Vuelta de las vacaciones, vuelta a casa, vuelta al trabajo, vuelta al cole, vuelta a la rutina, vuelta al gimnasio, vuelta a los atascos, vuelta al tono acelga y… la Vuelta Ciclista a España en una época en la que de sobra saben que ya no podemos echarnos la siesta. Vuelta a la jornada normal.



Otra cosa que se estila mucho en septiembre es el inicio de los coleccionables. Una bonita ocasión para hacerte con un vinilo de Los Beatles, la primera pieza para la maqueta de la Torre Eiffel, una miniatura de Harley Davison o unos ovillos de lana de la prestigiosa e inigualable colección Mis creaciones de crochet. Otra cosa sin la que difícilmente podríamos pasar el trago del retorno es el inicio de las nuevas entregas televisivas. La temporada terminó con la protagonista herida de tres tiros en el estómago y desangrada pero tú guardas las esperanzas intactas. Su marido también estaba cumpliendo cadena perpetua por cargarse a su propio padre y ahora es fiscal general del Estado. La vida da muchas vueltas...¡Maldición! Otro giro más.

Pero si algo puede atribuírsele a septiembre eso es moda. Tienes los pies a lo Mogli después de llevar tres meses sin ponerte un zapato cerraó y la marca del bañador tan intensa que, a veces, se te olvida ponerte la ropa interior pensando que ya la llevas puesta. Pero mirad, qué queréis que os diga, nos cansamos de todo. Ahora que se han acabado las rebajas, miras con anhelo las gabardinas y los botines. Si es que hasta los calcetos del  Primark te despiertan admiración. Es sentarte en una terraza y ver cómo se mueve la esquina de la servilleta de papel sobre la que tienes la caña y plantarte la chupa vaquera.

- Pues parece que se ha levantado fresquito.
- Sí, juraría que he visto a la castañera repartiendo cucuruchos de papel, ¡no te jode!

Tú por si acaso, ya has hecho una primera búsqueda de tendencias para este otoño-invierno para satisfacer a tu cuerpo ansioso de tela. Que resultan ser muy parecidas a las de años pasados. Igual tienes suerte y, al desinflar tus bolsas al vacío, encuentras algo que te sirva. Un metalizado por allí, un rosa millenial por allá. Alguna pluma, algún fleco. Y el pantalón de chándal arreglaó en combinación con stiletto para ir a la oficina.

Los que me conocen saben que siempre he sido una visionaria. En los 90, yo ya tenía personal shopper. Mi abuela se encargaba del aprovisionamiento de mis prendas otoño-invernales. Unas visitas a la Cadena Q (o “el Quemor” como le llamábamos nosotras) y Josmar (de la que me encantaban sus bolsas de Tom & Jerry) y apañada.

Pero si tú no tuviste esa suerte y sientes morriña por cómo serían tus compras de este fin de semana si aun vivieras en la gloriosa época de los 90, hacemos un repaso de buenas e imprescindibles adquisiciones. 

Peto vaquero

Te falta el rastrillo y el sombrero de paja para parecer el granjero de la Granja de Orson pero tu te miras al espejo y te ves tan sumamente ideal que poco te importaría limpiarle el trasero a los cochinos si con eso consiguieras ganar unos "Ks" de followers. 



Crop Top

En el mismísimo año 2017, te crees lo más de lo más por poder colarte un crop top y lucir ombligo. Pero, en los 90, la chicas de Sensación de Vivir o Salvados por la campana no salían de casa sin ellos. Eso sí, ahora no te los pones para ir al videoclub o salir a pasear con tu Tamagotchi.



Pantalones arriba

Julián Muñoz los lucía orgulloso cuando aun era un ser lozano y lustroso. Ah, y ladrón. Mira que soy lista pero no tengo ni idea de a quien se le ocurrió la maravillosa idea de crear la combinación top + pantalón de talle alto pero desde aquí te digo dónde quiera que estés: olé, olé y olé! Si lo mas in fuera enseñar toda la panza, no nos quedaría más remedio que cancelar la ingesta de alcoholes varios y buscar un buen banco de abdominales en Wallapop. 



Camisas estampadas

Caballeros hipsters. Qué guapos van ustedes con sus camisas de dibujos varios abrochadas hasta el último botón. Vale, en los 90, no se llevaban tanto los modelos slim fit pero hablando de estampados: claramente lo petaban!



Un momento. Esto ya lo había visto antes...¿Otra vez la maldita vuelta?

Follow Me on Pinterest

Licencia Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...